Charo Chic Cakes

sábado, 9 de enero de 2010

Merienda after Reyes Magos





Como dice mi amiga Laura, ah tu también eres bilingüe.....

Aquí estoy de nuevo para los que me leen y para los que no me leen y sobre todo para los que me leen de incógnito....
si es que alguien lee esto, lo cual tendría mucho merito, porque realmente hay que saber y reconocer incluso aceptar las limitaciones de cada uno, y lo mio no es la literatura, aun proviniendo de una escuela de grandes escritores como es la aviación, tantas horas de soledad.... y tantas de compañía..... supongo que acaban inspirando, a mi creo que me inspiro por el estomago..... pase tanta hambre a bordo.....que ahora no salgo de la cocina o galley comúnmente conocido en el mundo aeronáutico... en el fondo todavía hay algo que me mantiene unida a ese mundo de nubes de algodón, aterrizajes, despegues, noches de hotel, room service....familias creadas durante una semana de relevo, amores.....desamores.... todo envuelto en unos guantes y una gorra....
Todo este rollo para deciros que una vez más me arrodillo ante el poder de la cocina..... el vino, el pan de plátano, que no puedo explicaros como estaba......los cupcakes de zanahoria con crema de queso, el pan de bacon y aceitunas negras con romero, una buena tortilla española con unos embutidos ibéricos, nos han vuelto a unir alrededor de una mesa.
Siempre que cocino rezo un Padrenuestro, costumbre de las percebeiras, si les preguntas cuanto tiempo tardan en cocerse los percebes te responderan.... un Padrenuestro....la primera vez que los cocí me quedaron crudos, claro que se les olvido decirme que el Padrenuestro hay que sentirlo, y no decirlo de carrerilla.....os aseguro que la segunda vez, los percebes no tenían nada que ver.
Da igual que reces un Padrenuestro o que digas un mantra tibetano....solamente tienes que creer en la magia de los alimentos y en el poder de transformación que tienen cuando los cocinas con la energía del amor, te aseguro que no hay suegra que se te resista......

0 comentarios:

Publicar un comentario